El plazo para impugnar el despido en España es de veinte días hábiles, sin contar sábados, domingos ni festivos.

El artículo 103 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social regula el plazo legal.

Hemos de tener claro que es un plazo de caducidad improrrogable, es decir, si a los veinte días, la persona trabajadora no ha impugnado el despido, no podrá hacerlo nunca.

¿Cuándo empieza a contar el plazo de los veinte días?

Al día siguiente de tener conocimiento de que se ha producido el despido.

El plazo para impugnar el despido en España.
El plazo para impugnar el despido en España.

Analicemos diferentes supuestos:

-Se produce un despido verbal, sin que se entregue carta de despido. El plazo comienza a correr al día siguiente.

-Al entregar la carta de despido se debe indicar en qué fecha tiene efectos el mismo.

Ejemplo: Se entrega la carta de despido el día 1 de febrero y se dice que tendrá efectos el día 20 porque del 1 al 20 de disfrutarán las vacaciones.  En este caso, el plazo empieza a contar a partir del día 20, es decir el día 21 será el primer día de los veinte que hay que contar. Pero si quiere presentar la papeleta de conciliación el día 1 de febrero, también puede.

-La persona trabajadora recibe un SMS de la Seguridad Social, comunicándole que la han dado de baja.  Ha de entender que está despedida y habrá que empezar a contar el plazo a partir del día siguiente.

El trabajador fijo-discontinuo no es llamado a su puesto de trabajo en la fecha que acude todos los años.  Debe asegurarse que la actividad ha comenzado y que han llamado a los demás.  Si a él no lo llaman, debe entender que está despedido y comenzará a correr el plazo de los veinte días.

-Se recibe la carta de despido mediante burofax.  No correrá el plazo hasta que se notifique o se acuda al establecimiento de Correos para recibirlo.

Siempre debe recoger la notificación.

-Se entrega una carta de despido alegando que se despide por causas económicas del artículo 52 del Estatuto de los Trabajadores, es decir porque la empresa no tiene dinero para seguir la actividad.  La persona trabajadora puede impugnar dicho despido en el plazo de los veinte días siguientes y no esperar a que la empresa mejore su situación. La empresa deberá probar la causa ante los tribunales.

-En la carta de despido se recoge que se notifica un despido disciplinario del artículo 54 del Estatuto de los Trabajadores porque el trabajador ha disminuido su rendimiento.  El empleado no debe esperar a pedir explicaciones, sino que puede impugnar el despido ante el Juzgado y la empleadora demostrar la causa del despido.

¡OJO!

El mes de agosto es un mes hábil, es decir que si somos despedidos el 1 de agosto, no debemos esperar hasta septiembre en la creencia de que es un mes inhábil, sino presentar la papeleta de conciliación cuanto antes.

¿Cuál es el procedimiento a seguir después del despido?

El primer paso es anotar con exactitud la fecha del despido y contar los veinte días hábiles siguientes, insistimos sin sábados, domingos ni festivos nacionales o locales, así como tampoco cuenta los días 24 y 31 de diciembre.

Hay que redactar una PAPELETA DE CONCILIACIÓN IMPUGNANDO EL DESPIDO solicitando que se declare improcedente ante el SERVICIO DE MEDIACIÓN ARBITRAJE Y CONCILIACIÓN (SMAC o CMAC) de la provincia en el que se ha prestado el servicio o del domicilio de la empresa.

El cómputo de los veinte días se paraliza desde el día que se presenta la papeleta de conciliación hasta el día que se celebra el acto de conciliación, sin que se cuenten ninguno de los dos días.

PERO, CUIDADO:

Si transcurren QUINCE días hábiles y no se ha celebrado el Acto de Conciliación, el cómputo del plazo continúa.

Así que no podemos esperar a celebrar el Acto para presentar la demanda en el Juzgado.

Actualmente, los abogados presentamos simultáneamente la papeleta de conciliación y la demanda ante el Juzgado porque es habitual que el SMAC se demore más de 15 días en celebrar el Acto de Conciliación.

Ejemplo:

Se notifica la carta de despido que tiene efectos el día 11 de marzo.

Se presenta la papeleta en el SMAC el día 25 de marzo.

El SMAC notifica que se va a celebrar el acto de conciliación el 2 de mayo.

No debemos esperar, sino que hay que presentar la demanda en el Juzgado, como máximo, el día 30 de abril, que finaliza el cómputo de los 20 días más los 15 días de paralización que ofrece el SMAC.

El acto de conciliación puede terminar con acuerdo de las partes, es decir, CON AVENENCIA o sin ella y entonces hay que esperar a celebrar el juicio en el Juzgado que resuelva si el despido es procedente o improcedente.

CONCLUSIÓN:

El plazo para impugnar el despido en España es de veinte días hábiles, sin contar sábados, domingos ni festivos, pero es aconsejable consultar con un abogado para no perder los derechos que correspondan.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *