La excedencia voluntaria del trabajador puede dar lugar a incidencias a la hora de su reincorporación a su puesto de trabajo.

El artículo 46 del Estatuto de los Trabajadores: 

Regula los diferentes tipos de excedencias:

La excedencia voluntaria del trabajador.
La excedencia voluntaria del trabajador.

2. El trabajador, con al menos una antigüedad en la empresa de un año, tiene derecho a que se le reconozca la posibilidad de situarse en excedencia voluntaria por un plazo no menor a cuatro meses y no mayor a cinco años.

Este derecho solo podrá ser ejercitado otra vez por el mismo trabajador si han transcurrido cuatro años desde el final de la anterior excedencia voluntaria.

3. Los trabajadores tendrán derecho a un periodo de excedencia de duración no superior a tres años para atender al cuidado de cada hijo, tanto cuando lo sea por naturaleza, como por adopción, o en los supuestos de guarda con fines de adopción o acogimiento permanente, a contar desde la fecha de nacimiento o, en su caso, de la resolución judicial o administrativa.

¡OJO! Desde el nacimiento del hijo o adopción.

Si se insta la excedencia voluntaria del trabajador cuando el hijo tiene dos años, solo le quedará un año más de excedencia.

DIFERENCIA ENTRE EXCEDENCIA VOLUNTARIA Y EXCEDENCIA POR CUIDADO DE HIJO:

En la excedencia por cuidado de hijo:

El trabajador SI tiene derecho a RESERVA DE SU PUESTO DE TRABAJO, durante doce meses.

Transcurrido dicho plazo, la reserva quedará referida a un puesto de trabajo del mismo grupo profesional o categoría equivalente.

Si la persona trabajadora forma parte de una familia numerosa de categoría general, la reserva de su puesto de trabajo se extenderá hasta un máximo de quince meses.

Cuando se trate de una familia numerosa de categoría especial, hasta un máximo de dieciocho meses.

¿Qué ocurre si el empresario se niega a la reincorporación del trabajador?

En este caso está obligado y, en caso contrario, se entenderá que ha existido un despido, que podrá declararse nulo.

Consecuencias del despido Nulo:

El empresario será obligado a readmitir al trabajador en el mismo puesto de trabajo y a pagarle los salarios de tramitación o dejados de percibir durante el tiempo del procedimiento judicial.

En la excedencia voluntaria del trabajador:

SOLO conserva un derecho preferente al reingreso en las vacantes de igual o similar categoría a la suya que hubiera o se produjeran en la empresa.

¿Qué ocurre si el empresario no reincorpora al trabajador?

Analicemos dos situaciones posibles:

1.- Que el empresario haya manifestado su patente voluntad de despedir al trabajador en ese momento, negándose a su reincorporación.

En este caso, el trabajador podrá accionar por despido improcedente.

2.- Que el empresario no disponga de vacantes de igual o similar categoría y sea imposible la vuelta al trabajo del trabajador.

En esta situación NO ES OPORTUNO ACCIONAR POR DESPIDO porque no ha habido una voluntad expresa del empresario de querer despedir, sino de no tener una plaza vacante.

Así se pronuncia la Sentencia del Tribunal Supremo 315/2022 de 6 de abril de 2022.

«Estima la sala que el proceso de despido está reservado a los casos en que, por las circunstancias de los términos en que se produce, se manifieste en términos inequívocos la voluntad extintiva

El proceso ordinario será el adecuado en los casos en que la negativa o desatención solo denote la falta de reconocimiento del eventual reingreso».

La sala estima que:

No existió despido,

La empresa contestó diciendo que no había vacantes,

Mantuvo en todo momento la pervivencia del vínculo,

No hubo una inequívoca voluntad extintiva constitutiva de despido.

No se produjo una comunicación clara, terminante e inequívoca de terminación de la relación laboral,

El recurso precisa que, la negativa empresarial a reincorporar al excedente, habilita dos acciones, condicionadas por la actuación empresarial:

Estando sujeto el ejercicio de la acción al perentorio plazo de caducidad de veinte días, regulado en el artículo 103 de la Ley Reguladora de la Jurisdicción Social y artículo 59.3 del Estatuto de los Trabajadores.

  • El procedimiento ordinario, cuando el empresario se limita a negar la existencia de vacante, sin cuestionar la pervivencia de la relación laboral.

La referida negativa o desatención solo denota la falta de reconocimiento del eventual derecho al reingreso.

Esta acción está sujeta al plazo de prescripción de un año que establece el artículo 59.1 del Estatuto de los Trabajadores.

CONCLUSIÓN:

La excedencia voluntaria del trabajador no conlleva la reincorporación a su mismo puesto de trabajo, ni siquiera a otro, si no hubiera vacantes en ese momento.  La acción que debe ejercitar el trabajador puede ser la de despido si ha habido una voluntad extintiva expresa por parte de la empresa en el plazo de VEINTE DIAS o el procedimiento ordinario si sólo se ha confirmado que no existe una vacante para él en el plazo de UN AÑO.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *