El despido del trabajador por robo o hurto quiebra la confianza y se calificará como un despido procedente.

Analicemos lo que supone el despido del trabajador por robo o hurto.

Veamos cual es la diferencia entre robo, hurto y apropiación indebida.

El robo se da cuando se emplea violencia, fuerza o intimidación.

Cuando no existen esos elementos, se dirá que ha existido hurto.

El despido del trabajador por robo o hurto
El despido del trabajador por robo o hurto

La apropiación indebida se da cuando al trabajador se le confía la posesión de algo y se lo apropia sin consentimiento del dueño.

Lo que normalmente se produce en el entorno laboral son hurtos o apropiación indebida de pequeñas cosas.

Ejemplo:

Empleado de supermercado que se lleva algún producto de alimentación de escaso valor, trabajador de un bar que se apropia de pequeñas cantidades de dinero de la caja, etc.

¡Ojo!

Pensamos que esos actos de pequeña entidad no tendrán ninguna consecuencia laboral, pero NO es así. Dan lugar al despido del trabajador por robo o hurto.

Caso real:

Una empleada de un supermercado fue despedida porque un supervisor encontró en su poder un producto, cuyo valor ascendía a 5’52 euros.

El supermercado la despidió y el juez consideró que el despido era improcedente por el ínfimo valor de lo sustraído. Además condenó a la empresa a abonarle una indemnización por despido improcedente de 4.013’52 €.

La empresa recurrió hasta el Tribunal Supremo.

La sentencia del Tribunal Supremo de 17 de octubre de 2023 resolvió que:

El despido del trabajador por robo o hurto será procedente porque quiebra la confianza entre la empresa y el trabajador.

«La pérdida de confianza y la transgresión de la buena fe es lo que justifica la sanción al trabajador en los supuestos en los que se apropia de bienes de la empresa de escasa relevancia y mínimo valor económico».

Por «escasa complejidad que tenga, en apariencia, la realización de un acto como el de apropiarse de los productos colocados en unas estanterías y sacarlos por la caja de auto-pago sin abonarlos, no puede desconocerse que ha actuado intencionadamente y de forma deliberada en perjuicio de su empresa, con independencia del valor económico de lo sustraído».

El artículo 54 del Estatuto de los trabajadores regula el despido disciplinario:

1.El contrato de trabajo podrá extinguirse por decisión del empresario, mediante despido basado en un incumplimiento grave y culpable del trabajador.

2.Se considerarán incumplimientos contractuales:

a)  Las faltas repetidas e injustificadas de asistencia o puntualidad al trabajo.

b) La indisciplina o desobediencia en el trabajo.

c) Las ofensas verbales o físicas al empresario o a las personas que trabajan en la empresa o a los familiares que convivan con ellos.

d) La transgresión de la buena fe contractual, así como el abuso de confianza en el desempeño del trabajo.

e) La disminución continuada y voluntaria en el rendimiento de trabajo normal o pactado.

f) La embriaguez habitual o toxicomanía si repercuten negativamente en el trabajo.

g) El acoso por razón de origen racial o étnico, religión o convicciones, discapacidad, edad u orientación sexual y el acoso sexual o por razón de sexo al empresario o a las personas que trabajan en la empresa.

El despido del trabajador por robo o hurto se produce por la transgresión de la buena fe contractual o el abuso de confianza en el desempeño del trabajo.

El artículo 58 del Estatuto de los Trabajadores establece las faltas y sanciones de los trabajadores.

2.La sanción de las faltas graves y muy graves requerirá comunicación escrita al trabajador, haciendo constar la fecha y los hechos que la motivan.

¿Qué hará la empresa?

Entregará al trabajador una CARTA DE DESPIDO con los motivos perfectamente descritos y detallados, indicando que la actuación del trabajador da lugar a un despido disciplinario.

¿Qué debe hacer el trabajador?

Si no está de acuerdo, debe presentar una papeleta de conciliación ante el SMAC impugnando el despido disciplinario, en el plazo de VEINTE DÍAS HÁBILES (sin contar sábados, domingos y festivos).

Si no se llega a un acuerdo entre empresa y trabajador en el acto de conciliación, debe interponer una demanda ante el Juzgado de lo Social alegando que no está de acuerdo con el despido disciplinario efectuado por la empresa.

Prescripción de las faltas.

El artículo 60 del Estatuto de los Trabajadores dispone:

2.Las faltas leves prescribirán a los diez días; las graves, a los veinte días, y las muy graves, a los sesenta días a partir de la fecha en que la empresa tuvo conocimiento de su comisión.

Es decir que, si el robo o hurto es conocido por el empresario y lo comunica al trabajador pasados dos meses, dicha falta ha prescrito y no tendrá consecuencias.

¿Qué consecuencias tiene del despido disciplinario?

La empresa no tiene que realizar un preaviso al trabajador de que cesa el desempeño de su trabajo.

El trabajador no recibe ninguna indemnización por despido.

CONCLUSIÓN:

El despido del trabajador por robo o hurto de artículos de escaso valor será considerado como un despido disciplinario por transgredir la buena fe contractual. Tanto empleador como empleado deben consultar a un abogado especialista.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *